Todo lo que debes saber sobre el trash-cooking

Antes de empezar a contarte sobre el movimiento del trash-cooking o, en español, cocina con desperdicios, quiero invitarte a que hagas un ejercicio durante 1 semana. Durante una semana, coloca todos los recortes de frutas y verduras en una bolsa, la cual no vas a desechar hasta que hayan finalizado los 7 días. Al pasar el tiempo, observa todos los recortes de verduras que están en la bolsa. ¿La llenaste por completo? ¿Tuviste que buscar otra bolsa? ¿Cuántos desperdicios generó tu cocina durante esos 7 días? ¿Crees que pudiste haberles sacado provecho o, más importante, quieres hacer algo al respecto?


Si tu respuesta es afirmativa y quieres ponerte en acción para hacer de tu cocina un espacio más amigable con el ambiente y tu bolsillo, continua leyendo.




¿QUÉ ES EL TRASH-COOKING Y POR QUÉ SURGIO?


El trash-cooking, cocinar con desperdicios o también llamada cocina de aprovechamiento, es tal cuál como su nombre lo indica: cocinar con lo que desperdiciamos en nuestras cocinas y que se encuentran en perfecto estado.


El movimiento surgió como protesta ante el desperdicio masivo que se presenta a nivel mundial, una iniciativa para invitar a las personas a hacer consciencia sobre la basura que estamos generando y el hecho de que estamos desperdiciando una cantidad alarmante de alimentos, que pueden ser mejor aprovechados.


EL PORQUÉ TODOS DEBERIAMOS APLICAR ESTÁ TÉCNICA EN NUESTROS HOGARES


Todos deberíamos aplicar el trash-cooking en nuestras vidas por muchas razones, sin embargo, en esta ocasión te compartiré dos que estoy segura serán de tu interés: el planeta (tu hogar) y tu economía (tu bolsillo $$).


Empecemos por lo más importante, nuestro planeta, porque sin planeta no tenemos absolutamente nada. Me limitaré a compartirte solamente acerca de los desperdicios que generamos en nuestros hogares, porque son sobre los que tenemos mayor control. De acuerdo con el Food Print Organization, los hogares son responsables de la mayor cantidad de desperdicios de alimentos en el mundo. Se estima que en Estados Unidos se desperdician hasta 79 billones de libras de comida al año, pero no nos vayamos tan lejos, en Colombia desperdiciamos hasta 9,7 millones de toneladas al año. ¿Alarmante verdad? Quiero contarte un poco más sobre esto, para que entendamos la raíz del problema, pero no te preocupes, en este escrito te compartiré diferentes soluciones para que juntos aportemos nuestro granito de arena.


El desperdicio de alimentos tiene un fuerte impacto en el ambiente, solo el 5% de los desperdicios se composta en Estados Unidos (no encontré la cifra en Colombia). Los alimentos que no se compostan en Colombia, terminan en rellenos sanitarios, en donde continúan su proceso de descomposición emitiendo gas metano, un gas con efecto invernadero. Es importante resaltar, que no solo se trata del daño que le hacen a la atmosfera, sino que también el desperdicio de agua y energía que genera producirlos, desde su cultivo hasta su distribución.


A continuación, te comparto los mayores contribuyentes al desperdicio de alimentos en los hogares.


- Deterioro: Proliferación de microorganismos, tales cómo hongos o bacterias; resultado de una mala conservación u olvido.

- Cocinar demás: Preparar una mayor cantidad de comida a la que verdaderamente se va a consumir y desperdiciarla.

- Pasar de la fecha de expiración: olvidar la fecha de expiración de productos no perecederos.

- No aprovechar al máximo los alimentos: desperdiciar recortes o trozos de vegetales, frutas u hortalizas.


Por otra parte, el desperdicio de alimentos no solo afecta el planeta, también tu dinero. Cuando tu compras un alimento, el que tu quieras, pagas por gramo el peso de ese alimento completo. Es decir si una piña de 1kg, te cuesta 1 peso el kilo, y solo usas 800 gr de esa piña, te cuento que estas botando a la basura no solo esos 200 gramos de fruta, también tus 200 pesos. Pero claro, en el mundo real no es 1 peso por gramo, sino mucho más. Haz cuentas de cuanta comida desperdicias y piensa en cuanto dinero también estas poniendo la basura, no se si sea tu caso, pero digamos que dices "bueno que importa desperdiciar 200 pesos"; bueno, multiplica esos 200 por alimento, luego por cada vez que lo hayas comprado en tu vida. Ya no son solo 200 pesos ¿verdad? En qué otra cosa hubieras invertido ese dinero, no se, piénsalo.


¿QUÉ PUEDO HACER AL RESPECTO?


En este momento tal vez pensarás: bueno Cami, ya sé que hay un problema, pero y ahora ¿Qué puedo hacer desde mis posibilidades para ayudar? No te preocupes, que yo te prometí soluciones y aquí te las comparto.


Empecemos desde lo más básico:


¿Cómo evito que mis alimentos se echen a perder?

- Intenta comprar frutas y verduras que estén firmes, la firmeza es un indicativo de qué se encuentra fresco. En caso tal que vayas a comprar un alimento que no esté del todo firme, intenta consumirlo en el menor tiempo posible para que no tengas que botarlo. De la misma manera: hortalizas verdes y con colores vibrantes, si consumes proteína animal que posea buenas características organolépticas (que huela bien y se vea de buen color).

- La conservación también es clave, intenta conservarlos de la mejor manera posible. Los alimentos en tu nevera que estén a punto de pasar a mejor vida, colócalos en una sección visible para que te acuerdes que debes usarlos primero.

- No compres alimentos que sabes que no vas a consumir. Por ejemplo, si estás intentando incorporar cierto producto a tu dieta, pero sabes que no te gusta, no te fuerces a comerlo o, por lo menos, cómpralo en una pequeña porción.


¿Qué hacer si cociné de más? A todos nos pasa, está bien.

- Si cocinaste demás, puedes hacer dos cosas: la primera opción, es porcionar lo que preparaste y guardarlo para después ya sea en la nevera (hasta 4 días) o en el congelador (1-3 meses depende de qué sea). La segunda, es regalarla a algún vecino, el celador/ vigilante / portero, o a un habitante de la calle. Estoy segura que alguno de esas tres personas te lo van a recibir con gusto.

- Para que esto no te pase, ten en cuenta cuantas personas van a comer lo que vas a preparar y hacer lo justo.


¿Cómo no olvidarme de la fecha de expiración?


-Para esto puedes hacer varias cosas: primero, antes de comprar x o y producto, siempre revisa la fecha de caducidad, para evitar comprar un producto ya vencido. Si lastimosamente, ya se encuentra pasado de la fecha de expiración notifica a algún encargado del lugar para que lo tenga presente y pueda actuar al respecto. Segundo, como ya compraste el producto y revisaste su fecha de caducidad, organiza tu nevera y alacena de acuerdo a qué debes consumir primero para que no se dañe, sobre todo una vez abierto.



Ahora, a lo que vinimos:


CÓMO APLICAR EL TRASH-COOKING EN MI VIDA


Te voy indicar cómo puedes cocinar con los desperdicios que posiblemente frecuentan en tu cocina:


Preparaciones que puedes hacer aplicando el trash-cooking:


- Fondos o caldos: En una bolsa estilo ziplock, coloca todos los recortes de tus verduras, ralladuras, cáscaras u hojas de vegetales que vayas generando. Un ejemplo: cebolla, zanahoria, pimentón, ajo, hojas de apio, tallos de espinaca, zucchini, entre otros y guárdala en la nevera. Cuando la bolsa se encuentre llena y dispongas del tiempo, coloca todos tus recortes en una olla con abundante agua, tapa y deja cocinar durante 2 horas a fuego bajo. Al pasar el tiempo, deja enfriar por completo, cuela y coloca el caldo de vegetales en una bolsa ziplock directamente o, si deseas ahorrar espacio, en una cubeta para hacer hielo, cuando estén los cubos de caldo congelados, trasládalos a una bolsa.


- Crema de verduras: Repite el mismo procedimiento, pero con recortes o tallos de brócoli o coliflor, ahuyama, calabacín, tallos de espinaca, recortes de remolacha, entre otros. En esta caso, vas a colocarlos en una olla con agua hasta que cubra los sólidos, cocina durante 20 - 30 minutos aproximadamente, licua y vuelve a colocar todo de nuevo en la olla, aromatiza y salpimienta al gusto. Deja reducir unos 10 minutos y listo.


- Infusiones: Coloca en una bolsa ziplock cáscaras o recortes de fruta, jengibre, tallos de hierbas aromáticas como la hierbabuena, menta, albahaca, tomillo, entre otros. Puede ser en bolsas separadas o en la misma, guárdalas en el congelador. Cuando vayas a preparar tu infusión, simplemente coloca la cantidad que desees en una olla con agua, deja hervir, cuela y sirve. Si lo deseas frío, agrega abundante hielo y endulzante si así lo deseas.


- Abono para plantas con cáscaras de huevo y residuos de bolsas de té: Al usar huevos, lava bien las cáscaras, sécalas y guárdalas en un recipiente hasta que acumules las suficientes. Así mismo, al disfrutar de tu té, escurre la bolsita y déjala secar al aire y guárdalas. Cuando dispongas del tiempo para preparar tu abono, simplemente coloca las cáscaras de huevo en un recipiente junto con el interior de las bolsitas de té. Procesa todo hasta que obtengas un polvo y listo, viértelo en tus materas o en algún jardín.


- Bananos muy maduros: Si tus bananos se pasaron de maduración, te cuento es momento de preparar una deliciosa torta de banano. Si tal vez en esos momentos no tienes tiempo de preparar una, colócalos en una bolsa ziplock y al congelador hasta que tengas el tiempo. Haz click aquí para ir a mi receta de torta de banano favorita o aquí para preparar unas galletas de pan de banano.


- Mermeladas o jaleas: Si tus fresas, moras, mangos, duraznos o alguna fruta que está muy madura, no la deseches, puedes preparar jaleas o mermeladas. Lo mejor de esto es que no es necesario que agregues mucho endulzante, dado que puedes aprovechar la fructosa de esa fruta madura.


- Granola o semillas para acompañar ensaladas o platillos: Desde ahora verás las semillas de la calabaza, tomate, pimentón, zucchini, entre otros, de forma diferente. La mayoría de nosotros (me incluyo porque no lo desconocía), no sabemos que podemos consumir las semillas de varios vegetales. La mejor forma de prepararlas es tostadas o doradas, para esto, lava las semillas y sécalas muy bien. Luego, las vas a tostar con un poco de sal y aceite de oliva en una sartén a fuego medio. Consérvalas en un recipiente hermético y listo. Para la granola repite el proceso de lavado y secado, y lo único que harás es agregarlas a tu receta de granola favorita.




Espero esta información haya sido de gran valor para ti. Recuerda que todo es un proceso, no tienes que ser el master del trash-cooking, aplica lo que puedas. Es mejor que todos apliquemos el trash-cooking de forma imperfecta a que solo dos personas lo hagan perfecto.


Un gran saludo, Cami.







Referencias:

Food Print Org (2021). The problem of food waste. Recuperado de: https://foodprint.org/issues/the-problem-of-food-waste/


BID (2020). Innovación colombiana contra la pérdida y el desperdicio de alimentos: Ganadores del Concurso #SinDesperdicioBogotá. Volvamos a la fuente. Recuperado de: https://blogs.iadb.org/agua/es/ganadores-sindesperdiciobogota/













38 visualizaciones0 comentarios